jueves, 20 de diciembre de 2012






Amor es azar. Y en el azar mandan las cartas.
Yo tengo la dama de corazones. ¿Será casualidad?
Pongamos que, yo soy tu reina, tu Reina de Corazones.
Muéstrame tus cartas, vamos a jugar a mi juego.
Me gusta llamarlo "amor" y está camuflado bajo el seudónimo de "engaño".
Es un juego simple, la estrategia es lo primero, y los sentimientos se guardan en la manga.
Será divertido, pero no intentes ganar a tu reina.
Antes de empezar me gustaría apostar, si gano me regalas tu alma y si pierdo me entregó a ti por completo, lo juro.
La noche se hizo larga, pero como es de esperar, gané. 
No te entristezcas, es difícil ganar a la maestra.
Salí del bar, con 5 copas encima, y otro tonto engatusado gracias a mi cartas, no ha sido una mala noche.

La Reina de Corazones.

                                                                                                        

4 comentarios:

  1. ¿Cuántas almas llevas recaudadas ya, Reina de Corazones? ¿Cuántas mujeres se han quedado sin hombre gracias a ti?
    Has de pensar en ello, y reflexionar en si está bien o está mal.
    Porque que no pase nada cuando hacemos algo, no quiere decir que eso esté bien.



    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien sabes que no me identifico con la Reina de Corazones pequeña M.
      Como acabas de ver este es uno de esos textos extraños.

      W.

      Eliminar
  2. Serás Reina de Corazones, algún día. O por lo menos, Reina de SU corazón.

    ResponderEliminar
  3. Con ser reina del SUYO creo que incluso me basta.
    Gracias por pasarte y te espero más veces por aquí(:

    ResponderEliminar